¿Cómo nos conocimos?

¿Cómo nos conocimos? 

“¿Quién quiere una mancha en la piel? Nadie!!!” Pensé mientras me veía al espejo en el 2016 después de haber tomado unas vacaciones en la playa, subir una foto en facebook, y que alguien comentara “¡qué onda con tu bigote!”

Lo que nadie sabía, era que esa mancha facial me llevaría a una aventura por Panamá para así coincidir con Paola, unir fuerzas y spread the love con una línea de cuidado de la piel. 

Antes de mudarme a Panamá, vivía en la Ciudad de México, ejercía en psicología laboral y tenía 4 años en el giro de la belleza capilar. La vida siempre me ha llevado por el área de la belleza. 

Estando en CDMX  visité a dermatólogos por esa mancha oscura en la parte superior del labio, literal, parecía bigote, y como no suelo maquillarme, era lo primero que veían al saludarme. Eso me hacía sentir incómoda y poco femenina por el área en la que se encontraba mi mancha.

Un mes antes de llegar a Panamá, hice un viaje al norte de México para despedirme de mi familia y continuar mi búsqueda de algo natural que me ayudara con mi mancha. En ese viaje, di con lo que hoy es la crema elysian.

Al llegar a Panamá, me enteré de que no podía ejercer mi profesión siendo extranjera. Fue ahí cuando me inscribí a yoga y donde empecé a hacer vínculos para poder emprender en algo, y también donde conocí a Paola. Comencé a ofrecerle el tratamiento de cabello a ella y otras chicas del estudio, y al poco tiempo pensé que tal vez sería una buena idea vender marcas que yo conocía de México. Empecé por La Chula (ahora LeChulier) y Santa Madonna, que inicialmente se vendían en el Mercadito Biológico con gran aceptación.

En alguna de mis visitas a casa de Paola para aplicarle el tratamiento de cabello, noté que tenía unas manchitas y pensé: “¡tengo que compartir con ella la crema que me funcionó!” Había traído unas cuantas conmigo así que le ofrecí una y le expliqué que la ayudaría a sentir su piel más nutrida y a desvanecer sus manchas. Ella, un poco incrédula pero amable, me compró una. Al par de meses, me escribió, y aún tengo grabado en mi mente su audio que decía con voz de emoción, sorpresa y felicidad: “¡estoy creyendo!”  

¿Verdad, Paola?

¡Así es! Por mi lado, yo siempre había tenido buena piel… hasta mi primer embarazo hace 10 años, cuando me dio melasma, la famosa “máscara del embarazo”. Todo sucedió de la noche a la mañana, y recuerdo haber pensado "bueno, se me desvanecerá después de que nazca mi bebé y se normalicen las hormonas", pero nunca sucedió.  

To say the least, I was very self conscious. No me gustaba maquillarme y esto me forzó a ponerme bases y el resto del combo para disimular las manchas oscuras que, a mi sentir, invadían todo mi rostro.  Me atendí con varios dermatólogos y me hice todo tipo de tratamientos costosos sin lograr resultados positivos.  Luego de luchar contra las manchas por 6 años, simplemente me rendí. Me volví BFF del maquillaje pensando erróneamente que era una solución, pero no es más que barrer el polvo debajo del tapete.

Vi la luz al final del túnel cuando conocí a Ely en Yoga Element. Ella acababa de mudarse a Panamá y me habían recomendado su tratamiento natural para el cabello (que, por cierto, ¡aún amo!). El día que dije ese “sí” sin esperanzas al comprar su crema, nunca me esperé lo que pasó luego de unas 2 semanas de estar usándola: mi papá vino a visitarme y me dijo "wow girl, your spots are vanishing!”

Recuerdo que fui a verme en el espejo y pensé “OMG, tiene razón. It 's actually working!” From that day on, empecé a ser más disciplinada y constante con la crema, and day after day I watched my spots slowly but surely fade away and eventually erase from my face...  just like magic! Además, ¡mi piel era otra! No solo estaba sin manchas, también estaba nutrida, humectada, homogénea, sin líneas de expresión y sana. Ver mi cara como pensé que jamás la volvería a ver, me hizo TAN, pero TAN feliz.

Mis amistades, conocidos etc. se daban cuenta de una vez cuando me veían. “¿Qué estás haciendo?”, me preguntaban. Yo también quería compartir esta "crema mágica"  (que hoy conocemos como la crema elysian) con todos, y ahí es donde empezó mi relación con Ely y Punto Suave.  Le dije “tienes un producto increíble y que funciona! Yo conozco muchas personas en Panamá y sé de ventas, unamos fuerzas and let’s spread the love!”  The rest is history y aquí estamos hoy, juntas y compartiendo nuestra pasión por el skincare natural y haciendo a personas y sus pieles felices😃.

Escrito por Ely y Pao <3

Dejar un comentario

Todos los comentarios son revisados antes de publicar